Saltar al contenido

15 Deliciosos y enormes pasteles de boda que son un placer visual

15 Deliciosos y enormes pasteles de boda que son un placer visual

En todas las fiestas, especialmente en las bodas, lo más importante es el banquete, después de todo está planeado para que los invitados se deleiten con una deliciosa comida, pero ¿qué pasa con el postre? También es importante elegir un delicioso pastel que pueda endulzar el paladar de los asistentes. Aunque muchas parejas eligen pasteles pequeños con decoraciones sencillas que se vean elegantes y que hasta puedan mostrar un poco de la personalidad de cada uno, existen otros que prefieren los modelos extravagantes.

Cada vez son más los novios que están optando por pasteles de boda monumentales. No exageramos, algunos tienen pisos y pisos decorados con flores de dulce que tapizan cada torta y, aunque suene increíble, también hay casos de pasteles que son la réplica de un castillo e incluso para cortarlos tienen que usar espadas. Pero no tienes que imaginarlos porque aquí están los 15 pasteles de boda más impresionantes y enormes.

1. ¡Cada piso alcanza para todos los invitados!

2. Esta Cenicienta prefirió que la calabaza se convirtiera en pastel

3. Si miras bien, te darás cuenta de que el vestido y el pastel se parecen

4. Ojalá que esas flores sean de azúcar… ¡Serían deliciosas!

5. Ellos tenían un plan B para no arruinar el enorme pastel

6. Si ella quisiera, podría vivir en ese castillo

7. Yo tampoco me atrevería a cortarlo para comerlo

8. ¡Es impresionante y quizá delicioso!

9. No quiero ni imaginar cómo hicieron para llevarlo hasta el lugar

10. Tal vez invirtieron más en el pastel que en la boda

11. ¿Te imaginas un pastel así para tu boda?

12. Esperen, ¿quieren alcanzar una flor o cortarlo?

13. ¡Un cuchillo normal no puede cortarlo!

14. No sé si es un pastel o una escultura para adornar su casa

15. Y si los invitados no quieren pastel, ¿quién se lo va a comer?

Bonus:

Para otros usos de este término, véase Pastel (desambiguación).

Un pastel es, según la definición del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, una «masa de harina y manteca, cocida al horno, en que ordinariamente se envuelve crema o dulce, y fruta ». Esta descripción coincide con la que aparece en algún viejo libro de cocina española, como el de Hernández de Maceras, de 1607, en el que el nombre de pastel se aplica solamente a aquel que tiene la masa de hojaldre, con relleno salado o dulce; si es de otro modo (generalmente con masa semejante a la del pan y relleno salado), se llama empanada, y en algún caso, «empanada a la inglesa». Según el tamaño, se distinguía entre el pastelillo (pequeño), el pastel (individual) y el pastelón (para varias personas); todavía se utilizan estas denominaciones en pastelerías españolas tradicionales.

Los locales o industrias que preparaban pasteles se llamaron Pastelerías, por lo que otras preparaciones hechas en esos locales tomaron también el nombre de pastel, de modo que modernamente, el nombre de ‘pastel’ (del arábigo b’stella o “pastella”) se ha extendido a otros tipos de elaboración y, es de uso común entender que son un tipo de dulces elaborados a base de masa.

Tarta es el nombre dado en España al dulce de cierto tamaño, sea de bizcocho o, erróneamente, de hojaldre. Por el contrario, en casi todos los países hispanoamericanos se le conoce como «torta», a excepción de México y El Salvador, donde torta es un sándwich de tipo salado. En Colombia, se le llama «ponqué, pastel o torta» (una transliteración del término inglés pound cake); en Ecuador prevalece el nombre de pastel y a los helados rellenos se les conoce como tortas y en Panamá se le conoce simplemente como «dulce».

En Hispanoamérica, también se le llama torta o tarta a un tipo de alimento de hojaldre o masa quebrada, el pie (o pay) del mundo anglosajón, que envuelve algo no necesariamente dulce (tarta de crema dulce, de fruta, de pescado, o de carne), que es precisamente lo que tradicionalmente era un pastel.

En cambio, a la preparación de bizcocho (siempre de sabor dulce) se le llama en la mayoría de países hispanohablantes (salvo España) usando una palabra derivada del préstamo del inglés «cake», como «queque», «quey», «keke», etc.

En España se emplea el término ‘pastel’ de forma general para referirse a las preparaciones que se confeccionan en las pastelerías, que deberían llamarse tartas y en muchos casos postres, y de forma más concreta para referirse a dulces de tamaño reducido (podría decirse de tamaño individual) que se toman de postre o en celebraciones.

Credit: Wikipedia