Vanessa Lynch, de 30 años, ha querido hacer partícipe a Henry, de 9 años, desde que conoció a su esposo.

“Prometo amarte como si fueras mi hijo y, por último, prometo que seré la mejor esposa para tu padre”, agregó.

Uno de los momentos más especiales en las bodas son la lectura de los votos. Y es que es en este momento en que los novios se dedican palabras emotivas y promesas románticas en las que demuestran todo el amor que se tienen.

Eso sí, cada lectura de votos tiene sus episodios únicos, ya que cada novio o novia tiene su estilo particular para leerlos.


Hace algunos días se dio a conocer un emotivo matrimonio en donde la novia incluyó a su hijastro en su lectura de votos matrimoniales, algo que hizo emocionar tanto al niño, como al novio y a todos los presentes en el evento.

Según información de Daily Mail, la novia, llamada Vanessa, de 30 años, quería que en ese momento especial también se sintiera incluido. Es así como comenzó a dedicar su discurso directo a Henry, el hijo de 9 años de su esposo Craig Lynch.

“Sé que no estaba allí el día que viniste al mundo. No estuve allí para tus primeros pasos o tus primeras palabras, pero te prometo que estaré allí para muchas más de tus primeras experiencias“, leyó Vanessa.

Tanto Henry como su padre Craig comenzaron a llorar de emoción, ya que no se esperaban esas palabras de Vanessa, quien siente que su hijastro es como que fuera su hijo biológico.

La novia continuó con su discuros y agregó que “prometo amarte como si fueras mi hijo y, por último, prometo que seré la mejor esposa para tu padre. También prometo ser la mejor madrastra que pueda ser para tí“.

Según Vanessa, siempre ha querido acercarse a Henry para que él no crea que “solo iba a ser una mujer con la que su padre se estaba casando“, por lo que decidió incluirlo en su discurso. Eso sí, tuvo cuidado ya que “es tímido y se pone nervioso frente a la gente“.

Ambos novios se conocieron cuando estaban estudiando en Augsburg College y meses más tarde de su primera cita, Craig le presentó a su hijo Henry a Vanessa. Desde ahí en adelante ha planeado cada paso en la relación para hacer sentir incluido al niño de 9 años, para que no se sienta rechazado.

Es por eso que también decidió caminar en el pasillo junto a Craig y Henry, para demostrar que eran una verdadera familia. “El hecho de que no compartas sangre con alguien no significa que no puedas ser una familia. Todo proviene del amor que sienten por una persona y lo que se comprometen el uno con el otro“, cerró la mujer.