¿Cuántas personas no han soñado con poder limpiar toda su casa con tan solo presionar un botón?. Creo que este ha sido el sueño y anhelo de muchas mujeres y hombres a quiénes durante años les ha tocado pasar largas horas limpiando cada rincón de la casa, pues esta agradable e ingeniosa mujer encontró la solución a ese problema.

Durante mas de 20 años se dejó de preocupar por mantener toda su casa impecable y olorosa, esta francesa llamada Gabe inventó e instaló todo un sistema perfectamente diseñado en su casa para que esta, con tan solo hacer un clic estuviera limpia en menos de una hora.


«Esta idea surgió cuando mis hijos estaban llenando todas las paredes de mermelada de fresa, yo entré en pánico, estaba furiosa y con la manguera decidí mojar toda la pared, sin importarme nada. Fue allí cuando me dije que esta sería la solución a todos mis problemas».

Después de 10 años de arduo trabajo toda la instalación estuvo lista.


En cada habitación la señora Gabe tenia un paraguas a la mano, esto porque en el techo estaban instalados unos aspersores que primero rociaban una especie de jabón, luego bastante agua para sacar todo el jabón y para culminar con el ciclo un chorro de aire caliente.

De esta manera en menos de 1 hora toda la casa estaba impecable y sin tanto esfuerzo.
En el suelo estaban instalados unos desagües lo suficientemente grandes para que corriera sin problema toda el agua jabonosa y era canalizada fuera de la casa. Ninguna casa convencional con muebles y pisos de madera podría soportar todo esto. Pero la casa de Gabe fue perfectamente diseñada.


Los suelos estaban cubiertos con barniz, los muebles eran de hierro inoxidable, la cama estaba cubierta con un impermeable, los libros y adornos se mantenían protegidas en repisas de vidrios antes que comenzara el ciclo de limpieza.

«Yo solo quería facilitar la vida de las mujeres, por más independientes y liberales que se crean, el hecho de tener que pasar largas horas de sus días de rodillas limpiando las sigue haciendo ser esclavas del sistema».


Es importante destacar que la señora Gabe murió a la edad de 101 años y que su casa fue vendida a un comprador que no tenía el dinero suficiente como para realizar todo el mantenimiento que requerían las tuberías, así que todo el ingenio de Gabe quedó en el pasado y en la memoria de aquellas personas que tuvieron la dicha de ver con sus propios ojos el funcionamiento de la casa autolimpiable.

No dejes de compartir esta publicación y deja tu comentario sobre este maravilloso ingenio.

Fuente: PQNA