Lan Ma es madre de dos hijos de 19 y 17 años, y a los 50 decidió que quería tener más bebés. Gracias a la fecundación in vitro, pudo traer a su pequeño de dos años y luego a su hermana, recién nacida este año. “No me preocupa tener 70 años cuando ellos tengan 20 años”, dice orgullosa.

Cada mujer conoce su cuerpo mejor que nadie, y pese a lo que la biología y las estadísticas digan, cuando nos sentimos preparadas para algo, el cuerpo funciona por sí solo en compañía con nuestros deseos. Así lo manejó Lan Ma cuando decidió ser madre nuevamente a los 50 años.

Lan decidió convertirse en madre soltera, es decir sin la necesidad de una pareja, por elección en 2018, ya que sus hijos mayores estaban creciendo y todavía tenía mucho “amor para dar”.


Ella fue madre durante sus 30 años de Thomas, quien ahora tiene 19 años, y Tyler, de 17, pero sintió que quería seguir agrandado la familia a pesar de no estar casada o en una relación.

Inicialmente gastó $25,000 dólares en esperma, óvulos y medicamentos para el donante, seguidos de otros $3,500 dólares para embriones congelados y transferencia.


De ese costoso proceso, nació Toby en 2018 cuando Lan ya tenía 50 años. Sin embargo, sus hijos mayores le rogaron que tuviera otro bebé para que Toby pudiera crecer con un hermano y un mejor amigo.

“Como todavía me siento joven, acepté, ya que sería injusto que Toby creciera solo”, dijo Lan, quien se implantó los óvulos fecundados en 2018 y volvió a quedar embarazada en febrero de 2021 del mismo donante.


Con respecto a su embarazo a los 53 años, Lan dijo sentirse “en buena forma y extremadamente saludable”, pues asegura que su embarazo fue perfecto.

“Para mí, la edad es solo un número”, aclara Lan tras tener a Tara, su última hija, entre sus brazos, quien además es hermana biológica de Toby: “Se ven casi idénticos, tienen el mismo color de cabello y sus narices son iguales”.

Si bien tuvo diabetes gestacional en su primer embarazo a los 50, Lan insiste en que los embarazos a esas edad fueron “más suaves” que los dos en sus 30.


Actualmente, con 53 años volverá a criar a dos pequeños y le queda un largo camino con delante, sin embargo aclara que no le preocupa “tener 70 años cuando ellos tengan 20 años”.

Bonus:

Beneficios

Ahora, que estoy viviendo esta experiencia maravillosa de la maternidad, he encontrado información muy interesante y positiva sobre los beneficios de tener hijos después de los 40.

Un reciente estudio encontró que:

los hijos de mujeres mayores de 40 tienen una mejor salud física y emocional debido a un mejor cuidado y atención que reciben, comparados con los hijos de madres en los 20.

los niños de madres mayores sufren un 22% menos de probabilidades de lesionarse de forma accidental.

casi un tercio de los niños es menos propenso a ser ingresado en un hospital antes de los tres años de edad.

el desarrollo del lenguaje de niños con madres más maduras es mejor, y;
los conflictos entre padres e hijos se reducen a mayor edad de la madre.

Según los autores del estudio, esto se debe en parte a que las madres mayores tienen más recursos económicos, experiencia y estabilidad que las madres más jóvenes.

Fuente: Wikipedia