Por qué podrían aparecer manchas durante el embarazo

Todas sabemos que el embarazo puede llegar a ser un proceso transformador. Al transitarlo, las mujeres solemos experimentar diversos cambios. Quizás un día, al mirarnos al espejo, nos encontremos con unas manchas de origen desconocido. La primera reacción puede ser de sobresalto, pero la realidad es que son más normales de lo que pensamos. Sin embargo, siempre es buena idea visitar al médico cuando aparecen.

Con el proceso de gestación, el cuerpo de la mamá presenta cambios de lo más diversos. Estas manchas suelen aparecer en el cuarto o quinto mes de embarazo, y pueden ser de varios colores: azul, café o gris. Generalmente aparecen en la cara y en el cuello, y en ocasiones, también en los antebrazos.

Al encontrarnos con ellas, lo primero que podemos preguntarnos es: “¿Por qué tengo estas manchas?” o “¿Acaso he hecho algo mal?”. La realidad es que su aparición es completamente natural, y no significa necesariamente que haya un problema.

Estas manchas, conocidas científicamente como melasma o cloasma, deben su origen a las hormonas. Esto, si bien es frecuente en las embarazadas, puede presentarse en todo tipo de personas, debido a una predisposición genética, al exceso en la exposición a la luz ultravioleta, a alergias, etcétera.

A pesar de que la gestación las motiva a salir, existen formas de prevenir su aparición.

Cómo podrías evitarlas: A todas horas del día, es importante llevar protector solar. Cuanto más alto sea el factor, más eficaz será para prevenir las manchas. Presta especial atención al rostro, aunque también debes colocarlo en las otras zonas de tu cuerpo que estén expuestas a los rayos ultravioleta.

Si vas afuera y hay mucho sol, deberías usar gafas oscuras y un sombrero para prevenir la pigmentación en el rostro. También mantendrá a salvo tu cuero cabelludo, que de igual manera puede dañarse de no ser cubierto adecuadamente.
Además de mantener tu piel a salvo del sol, también es importante que evites la sequedad. Para ello, sería útil comprar una crema hidratante. Hay varias opciones en el mercado, pero lo más recomendable es que contenga vitamina A. Tampoco debería tener perfume, ya que ante los rayos del sol, puede favorecer el surgimiento de las tan detestables manchas.

Evita salir durante las horas centrales del día, cuando el sol está más alto. Quedarte adentro entre las 12 y las 16 horas puede evitarte problemas. ¡Más vale prevenir que curar!

Y tú, ¿te ocupas del cuidado de tu piel? ¿Qué haces para mantenerla sana?

Imagen de portada DUANGJAN J / Shutterstock
Fuente: -Genial

Deja un comentario