Cómo tener pies suaves como los de un bebé con sencillos ingredientes que tienes en tu hogar

Los pobres pies que a menudo olvidamos, aunque nos mantienen en movimiento. Los callos, grietas y piel seca que aparecen cuando ignoramos sus necesidades pueden ser poco atractivos y dolorosos. Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto?

¡Comencemos con algunos consejos generales! Lo primero que debes recordar es que nuestros pies requieren cuidado diario. Si quieres que tus talones sean lisos y suaves, debes usar una piedra pómez y lima de pies diariamente. Además, hay varias cosas que queremos recordarte:

Retira la piel muerta durante o justo después de la ducha o baño, cuando esta esté suave. Usa movimientos circulares para obtener mejores resultados. Enjuaga y seca los pies después del procedimiento para luego aplicar un poco de crema hidratante.
Si te gustan los baños de pies, usa agua tibia o fría. El agua caliente en realidad puede secar tu piel.
Usa exfoliantes para pies, ya sean comprados o hechos en casa. Prueba los exfoliantes de miel, sal, azúcar o de café, todo depende de ti.
Puedes probar el aceite de coco o la manteca de karité para hidratar tus pies o incluso mezclarlos en una proporción de 3 a 2. Úsalos de noche y usa calcetines de algodón suave después de aplicar la crema para obtener mejores resultados.
Bueno, eso es todo para consejos generales; ahora, aquí te damos algunas recetas sencillas que puedes usar para suavizar la piel de tus pies. ¡Es hora de mimarlos y agradecerles por todo el trabajo que hacen por nosotros!

1. Bicarbonato de sodio

Todos sabemos que el bicarbonato de sodio es un producto milagroso universal y es hora de reiterar este punto una vez más con este poderoso exfoliante. Todo lo que necesitas es:

3 partes de bicarbonato de sodio.
1 parte de agua.
Mezcla los ingredientes en un recipiente y aplícalos a tus pies. Masajéalos, prestando especial atención a los talones, dedos de los pies y callos (si los hay). Si la piel está demasiado seca, usa una piedra pómez o una lima de pies. Cuando hayas terminado, enjuaga tus pies con agua tibia y aplica un poco de crema hidratante.

Otro uso para el bicarbonato de sodio es un baño de pies. No hay nada más simple: llena un recipiente adecuado para los pies y solo agrega agua tibia y 3 cucharadas de bicarbonato de sodio, revuelve y remoja tus pies allí dejando reposar por unos 10 minutos. Después de esto, enjuaga con agua y aplica tu crema hidratante favorita.

2. Vinagre de manzana

El vinagre es más que un remedio para la piel seca; cuando se combina con Listerine, puede suavizar los callos. Para preparar este remojo, necesitarás:

1 parte de vinagre de manzana
1 parte de Listerine
2 partes de agua tibia
Remoja tus pies por lo menos unos 10 minutos y no más de 20 minutos; después de esto, seca con palmaditas y luego exfolia la piel con una piedra pómez o una lima para pies.

Otra forma de usar el vinagre de manzana es para combatir las callosidades es remojar una almohadilla de algodón en vinagre, aplicarla en el área, asegurarla con un vendaje adhesivo e ir a la cama para dejar reposar durante la noche. Después, retira la almohadilla cuando te despiertes y exfolia la piel. Repite si es necesario.

3. Aceite de oliva

El aceite de oliva simplemente es uno de los mejores en su papel de un gran humectante natural. Por lo que no hay recetas aquí, simplemente aplícalo en los pies antes de acostarte y ponte un par de calcetines de algodón. Si tienes tiempo libre, masajea y mima tus pies con este precioso aceite. Frota suavemente el aceite, prestando especial atención a las áreas más difíciles.

Ah, y casi lo olvidamos… ¡repite estos procedimientos regularmente para obtener resultados agradables y permanentes!

4. Miel

La miel también es una gran crema hidratante por sí sola. Este poderoso producto natural “atrapa” la humedad dentro de la piel, por lo que es agradable y suaviza. Puedes preparar un baño de miel para remojar tus pies (1 taza de miel por 4 litros de agua, deja remojar por unos 15 minutos) para después completarlo con un exfoliante de miel:

1/4 taza de azúcar morena
2 cucharadas de aceite de coco
2 cucharadas de miel
3 gotas de aceite de menta
Mezcla bien todos los ingredientes en un recipiente y masajea el exfoliante por todos tus pies, luego enjuaga y seca con un toalla. Luego, humecta bien tus pies, por supuesto.

5. Plátano

Por extraño que pueda parecer, el plátano es un remedio increíble para los pies secos. Debido a que contiene aminoácidos y vitaminas, pueden suavizar tu piel. En realidad, hay 2 formas de beneficiarse de esta fruta.

Haz un puré con un par de plátanos maduros y aplica la máscara en tus pies durante unos 20 minutos. Después, enjuaga con agua tibia
Si te gustan las bananas para degustarlas en lugar de ponerlas en los pies, entonces, frota la parte interior de la cáscara sobre las plantas de los pies que tienen resequedad. El resto es lo mismo: espera, enjuaga y seca. ¡Así de fácil!

6. Gel de aloe vera

Bueno, todos sabemos acerca de las increíbles propiedades del gel de aloe vera, el cual es hidratante. Puedes hacer un gel con tu propia planta o comprarlo (comprueba si es puro, ya que esto es muy importante).

Ni siquiera necesitas una receta especial aquí: el gel puede aplicarse después de una ducha o un baño en lugar de otros remedios caseros o después de ellos. Puedes hacer un remojo en los pies, luego puedes ir por un exfoliante y usar el gel como último paso de hidratación. Simplemente aplícalo en los pies, ponte unos calcetines de algodón y duerme para ver resultados después.

7. Pasta dental

Sorprendentemente, la pasta de dientes en realidad puede ayudar con varios problemas de los pies a la vez. Puede convertirse en tu último paso hacia la perfección.

En primer lugar, puede ser una gran pasta para enfriar, ya que contienen partículas abrasivas que mejoran el efecto que obtendrías con una piedra pómez o un removedor de callos. Es una excelente manera cuando quieres hacer una exfoliación para retirar las células muertas de la piel haciendo de tus pies unos pies tan suaves como los de un bebé. La única advertencia es: no uses la pasta de dientes si tienes grietas profundas. Recuerda que contiene mentol, que podría arder en estas zonas lastimadas.
Este producto también blanquea tus uñas de los pies. Aplica la pasta y frota con un cepillo de dientes que ya no uses.
También puede ayudarte a deshacerte de ampollas desagradables, simplemente aplica un poco de pasta en el área y déjala por un par de horas. Retira la pasta con un paño húmedo y repite un par de veces al día hasta que veas resultados.

¿Qué haces para mantener tus pies suaves y para que luzcan hermosos? ¡Comparte tus consejos favoritos en los comentarios a continuación!

Ilustradora: Yekaterina Ragozina para Genial.guru

Deja un comentario