Saltar al contenido

Deja tus ollas como nuevas con esta sencilla técnica japonesa

La limpieza en la cocina es fundamental, por eso te compartimos los mejores trucos para dejar las ollas más brillantes y luciendo como nuevas. Vídeo más adelante

Las ollas son de los utensilios más básicos en la cocina, también se les conoce con el nombre de cazuela o cacerola y básicamente es un recipiente profundo que se caracteriza por tener asas o manijas que permiten manipularla sin riesgo a quemarse, por lo general se utiliza para cocinar alimentos o para calentar agua.

Vídeo:

Existen diferentes tamaños y materiales:

Hierro fundido, más pesadas y se usaban más antiguamente.
Aluminio, son de las más usadas lo importante es que tengan una capa antiadherente.
De cobre, por lo general tienen acabados más específicos .
Acero inoxidable, las favoritas, funcionan para todo tipo de cocción, son más resistentes y seguras.
Cerámica, resultan ideales para preparaciones horneadas.

TIPS FÁCILES PARA DEJAR LAS OLLAS MÁS BRILLANTES Y LIMPIAS

Bicarbonato de sodio
Solo añade 2 cucharadas a tu jabón de trastes regular y lo harás más potente para quitar todas las manchas y restos de grasa.

Agua mineral
Evita las manchas de comida pegada y vierte un poco de bebida gaseosa en la olla cuando este un poco caliente, deja enfriar y lava.

Jugo de limón
Además de ayudarte a quitar la suciedad y los restos de comida, es ideal para pulir tu olla, solo necesitas el jugo de un limón y un paño suave.

Bicarbonato con vinagre
Elimina las quemaduras solo coloca en una charola 2 tazas de vinagre y 1 taza de bicarbonato, coloca la olla ahí y deja reposar toda la noche. Lava con una esponja con un poco de vinagre y bicarbonato.

Salsa de tomate
Te ayuda a recuperar el brillo fácilmente, solo pasa una toallita con catsup por la superficie, deja reposar por 5 minutos, enjuaga con agua y seca con un paño suave.

CONSEJOS PARA UN BUEN CUIDADO DE TUS OLLAS

Evita lavarlas cuando estén calientes, espera a que se enfríen.
Utiliza esponjas o paños especiales para evitar rayarlos.
Al cocinar usa utensilios de madera y silicona para evitar rallarlas.
Elimina todos los restos de comida al lavarlas, pero sin tallar con fuerza.
Siempre seca bien antes de guardarlas para que no conserven humedad.
Evita usarlas si están abolladas o vez que pierden el esmalte.