Papas crujientes, el truco con vinagre que promete papas fritas super crujientes

Hacer papas fritas crujientes puede ser tan fácil como preparar un huevo frito. Con este truco conseguirás la textura y el sabor de unas papas de bolsa gourmet. Ni muy hechas, ni demasiado aceitosas y súper crujientes.

Para conseguir un plato de papas fritas crujientes sin utilizar freidora, será fundamental optar por ingredientes de buena calidad. La mejor variedad de patatas para freír son las que tienden a madurar más tarde, como por ejemplo, las papas Agria, Bintje, Felix, Kennebec o Spunta. Cualquier opción será buena siempre que se trate de patatas con bajo contenido en agua, almidón y azúcares.

En el caso de contener demasiado azúcar, las patatas quedarán marrones y caramelizadas. Asimismo, el exceso de almidón las ablanda, ya que absorbe mucho aceite. Es por ello que el ingrediente secreto de este truco es el vinagre. Un ácido que retrasa la descomposición de la pectina manteniéndola en la patata mientras la cocinamos.

Reducir la humedad es una de las primeras medidas para hacer frituras secas y crocantes. Para conseguirla papa frita perfecta, es preciso entender que existen algunos trucos que facilitan la preparación. A continuación, aprende a secar las papas con vinagre.

Paso 1: Para comenzar, pela las papas. De preferencia, escoge las que son oscuras por fuera, llamadas popularmente «Astérix».

Paso 2: Corta las papas en palitos y coloca todos los pedazos sumergidos en un recipiente con agua (1 litro) y vinagre (1 cucharada) por 10 minutos.

Paso 3: Escurre el agua, seca las papas en papel o algún paño bien limpio y frita con aceite a 190 ºC.

Preparación

Combina los ingredientes del aderezo en un tazón pequeño y deja a un lado. Aparte lava y pela las patatas. Cortar los extremos y, con un cuchillo muy afilado, corta las patatas en rodajas finas, alrededor de 1 centímetro de ancho, y luego en bastones.

Coloca las papas en un recipiente grande y cúbrelas con agua fría. Déjalas en remojo durante al menos 30 minutos, pero puedes dejarla toda la noche si dispones del tiempo (si vas a dejarlas en remojo más de una hora guárdalas en el refrigerador).

Después de remojar las papas, escúrrelas, enjuágalas y colócalas sobre una toalla de papel para secarlas, mientras precalientas el horno a 200 º C grados. Seca las patata con toallas de papel adicionales para absorber el exceso de humedad. Forra un molde para horno con papel pergamino o papel de aluminio, y rocíalo con spray antiadherente.
arada de la mezcla de condimentos. Revuelve bien para mezclar. Vuelve a acomodar las papas para que se extiendan uniformemente en una sola capa; no permitas que se superpongan o no se cocinarán bien. Hornéalas durante unos 30 minutos, volteando con una espátula una o dos veces después de 15 minutos de cocción. Aumenta la temperatura a 220 º C y continua la cocción hasta que los bordes se estén bien dorados.

Espolvorear las papas con la otra mitad de la mezcla de condimentos y el queso parmesano (opcional). Sirve las patatas fritas al horno enseguida. ¡Y tienes que probarlas con estas 9 salsas para comer papas fritas un viernes a la noche!

Otro metodo con siete pasos a seguir

1. Poner a hervir dos litros de agua y añadir tres cucharadas de vinagre blanco. Cuando el agua esté hirviendo, añadir dos cucharadas de sal.

2. Pelar las papas y lavarlas en agua bien fría.

3. Cortar las papas. Recuerda que para conseguir papas fritas crujientes, como las de bolsa, es muy importante dar a las patatas una forma ondulada o enrejada al corte con un cuchillo o una mandolina.

4. Meter las papas en un bol con agua fría y tres cucharadas de vinagre.

5. Secar las papas e introducirlas en una olla con agua hirviendo durante 1 minuto. Con este paso quitaremos el exceso de almidón de las papas y conseguiremos una textura mucho más suave.

6. Retirar las papas del agua hirviendo, escurrirlas bajo el agua fría del grifo y colocarlas en un bol con agua helada. Antes de pasar al siguiente paso, debemos secar las patatas con un papel absorbente de cocina.

7. Calentar el aceite en una sartén a temperatura alta e introducir poco a poco las papas dejándolas unos 2 minutos, hasta que empiecen a dorarse. Para conseguir un resultado más crujiente, se recomienda utilizar aceite de oliva suave o aceite de girasol.

Deja un comentario