La tía es la segunda mamá, estudios psicológicos lo confirman

Las relaciones en la vida de los niños con la familia es muy importante, los padres por ser las figuras principales poseen una cercana relación, pero es con las tías que se crea un vínculo muy especial que difícilmente es alcanzado por los progenitores.

Las tías tienen un papel muy especial y generan una conexión entre ambos que puede estar llena de alegrías y aventuras, pero sin dejar la protección de lado, encontrando así el equilibrio perfecto para considerarse una segunda mamá en la vida de los niños. Suelen ser un poco más permisivas que los padres, claro, siempre de manera prudente y velando por el bien de sus sobrinos.

Los sobrinos comparten sus temores y sus preocupaciones, sus alegrías y sus pensamientos con sus tías, para no preocupar a sus propias madres pero sí para encontrar el confort y el consuelo de una figura de confianza que sabes que no te decepcionará jamás. Las tías tienen un papel de confidente que ayuda a desahogar las penas y a vivir experiencias diferentes.

El psicólogo Inglés Steve Biddulph comentó para el blog Paula.cl que: “Las tías pueden llenar el vacío que algunas madres no pueden. Mientras las madres dan amor incondicional, estabilidad, rutina y regularidad; las tías, desde una posición más lejana, son capaces de darse cuenta de algunas habilidades y problemas de los chicos que pasan inadvertidos para los padres.”

Numerosos psicólogos afirman que la relación con la tía es fundamental en varios ámbitos, sobre todo el psicológico y social, ya que los niños aprender a convivir con alguien que no sea papá y mamá.

Melanie Notkin, una estadounidense pionera en resaltar el papel de las tías, fundadora Savvy Auntie (una comunidad online para tías y madrinas) lanzó, junto a otras grandes compañías de investigación en el año 2012, un estudio que se tituló The Power of the PANK y expuso un gran número de mujeres sin hijos que eran amante de sus sobrinos, lo que se tradujo a 1 de cada 5 mujeres en el país.

Ella también explica que este nexo es tan fuerte entre tías y sobrinos ya que no existe la responsabilidad que los padres tienen que desarrollar por obligación y eso marca una diferencia notable ya que es un vínculo que nace por amor.

Las tías son fuente de momentos interminables y buenas historias, se adaptan a cualquier cosa que necesita el niño, tal como lo haría una madre, por esto muchas aprenden a desarrollar su instinto materno con la llegada de los sobrinos.

“Amo ser tía, porque solo una tía puede abrazar como una mamá, aconsejar como una amiga, mimar como una abuela y guardar secretos como una hermana”. Esta es una frase del movimiento de las tías profesionales que tomó fuerza en 2013 en Estados Unidos.

Y tú ¿también tienes a una increíble tía por segunda madre?

Deja un comentario