Saltar al contenido

Abuelita de 114 años compra su casa propia; nada es imposible

Ni para el amor ni para cumplir los sueños hay edad. Prueba de ello es María Lopes da Silva, de 114 años de edad, quien después de más de tres décadas de arduo trabajo logró comprar su propia casa.

Su historia ya se ha vuelto viral en redes sociales, motivando a más de uno a seguir trabajando por sus metas, sin importar los obstáculos ni el tiempo.

Todos los sueños se hacen realidad

María pasó gran parte de su vida trabajando como empleada doméstica; vivió en casas de asistencia y en sitios prestados por conocidos. A pesar de la adversidad nunca se dio por vencida.

Trabajé muchos años como empleada doméstica, viví en diversas casas, pero nunca renuncié a tener mi propio techo. Estoy muy feliz de tener la propiedad definitiva de mi casa.

¡Ahora tiene un hogar!

María recibió las llaves y papelería de su nuevo hogar en compañía de su única hija, Elza María, quien con lagrimas en los ojos vio a su madre cumplir su gran meta.

Historias como esta son las que nos inspiran a seguir adelante, trabajando día a día por hacer nuestros sueños realidad.

Nueve claves para alcanzar tus sueños

1. No poner excusas
Un sueño es aquello que deseamos y que creemos que llenaría nuestra existencia si ocurriese. Estos, por lo general, suelen ser difíciles de alcanzar, pero no imposibles. De hecho, los sueños, la mayoría de las veces, se pueden lograr. Pero, para llegar a ellos, hay que sortear diversos obstáculos e incluso batirlos. No pongas excusas ante algo posible.

La mayor parte de trabas que encontramos cuando nos planteamos conseguir algo están en nosotros. Pensamos que no tenemos la capacidad suficiente, que no tenemos tiempo, que no servirá para nada… Pero la realidad es que si día a día inviertes algo de tiempo y esfuerzo, alcanzarás tus sueños antes de lo que esperas.

2. Esforzarse
Alcanzar un objetivo siempre cuesta, requiere altas dosis de sudor, sacrificio y empeño. Es más, si fuera fácil no formaría parte de la lista de sueños.Pero si algo supone un esfuerzo y se trabaja duro en ello, cuando se alcanza dicho objetivo, la satisfacción y la felicidad que uno siente, es plena.

No resoples ante la realidad, esfuérzate ahora, llega a tu meta y disfruta lo obtenido. Esforzarse es invertir un poco de tiempo y ganas para conseguir algo que deseamos con fuerza. Tienes dos opciones, puedes alcanzar tus sueños o tambalearte entre la preocupación y la frustración durante el resto de la vida por no haberlo intentado.

3. No rendirse
Hay veces que se necesita más de un combate para vencer los obstáculos que aparecen en el camino. En este sentido, debes tener en cuenta que la gente que consigue sus objetivos nunca se rinde. Precisamente por ello, los han alcanzado. No hagas que los esfuerzos realizados hayan sido en vano.

“Si lo intentas, fallas. No importa. Inténtalo de nuevo. Falla de nuevo. Falla mejor.”-Samuel Beckett-

4. Mantenerse saludable
Aunque parezca un aspecto inconexo, presta mucha atención a tu alimentación, sueño, deporte y revisiones médicas. En otras palabras, cuidar tu salud puede ayudarte a alcanzar tus objetivos. Por un lado, en algunas circunstancias, enfermar podría ser un obstáculo para alcanzar tus sueños.

Por otro, estar saludable ayuda a mantener la energía adecuada para afrontar todo lo que nos venga encima. Incluso tus pensamientos serán más positivos si te cuidas.

5. No olvidar los principios
Mujer mirando hacia adelante
Nunca olvides quién eres. Actúa de forma coherente contigo mismo. Si empiezas a desviarte de tu identidad, no sabrás quién eres y, por tanto, no sabrás por qué estás haciendo ciertas cosas o no las harás como realmente te gustaría. Olvidarás el valor de tus sueños… ¿y acaso hay algo más triste que eso?

Alcanzar tus sueños es muy importante, pero ser honesto con uno mismo, respetuoso y recordar de dónde vienes, lo es más. Por ello, hay que avanzar a buen ritmo, sin que el acelerador o nuestro anhelo nos ciegue en el camino, ya que podría llevarnos por una vía no deseada.

6. Arriesgarse
Esforzarte por alcanzar tus sueños, superar obstáculos, supone necesariamente una asunción de riesgos. Así, a veces tendrás que saltar al vacío y arriesgarte. De otra manera, no avanzarás y seguirás estando lejos de tu sueño.

“Nada sucede a menos que primero sea un sueño.”-Carl Sandsburg-

7. Ponerse metas realistas
Toda meta a largo plazo conlleva metas intermedias y a corto plazo. Lo ideal es organizar el plan en pequeños objetivos que ir cumpliendo. Esta sencilla, pero eficaz, estrategia te brindará más seguridad, pues por fracciones todo parecerá menos arriesgado y sentirás un mayor control sobre tu vida. Además, mantenerse motivado es más fácil, pues se van consiguiendo pequeñas recompensas en un momento más cercano en el tiempo. Así como percibir el avance resultará mucho más sencillo.

Y, sobre todo, ponerse pequeños objetivos que sean realistas y operativos. Es decir, si nos proponemos conseguir algo en una semana para lo que no tenemos recursos reales, es probable que no lo consigas. Y si esto es así, sentirás fracaso y bajará la motivación, seguramente confirmando ideas que tenías preconcebidas sobre tus capacidades. Así que, piensa en qué quiere y cómo puedes alcanzarlo con lo que tienes. Después, ve a por ello.

8. Ser positivo
Mujer con pensamientos positivos
Para alcanzar tus sueños, lo más esencial es confiar en uno mismo. Aceptar que no todo en la vida sale bien a la primera, pero que con cada error estamos más cerca de conseguir lo que deseamos. Si no logras una de esas metas intermedias ahora, quizás puedas lograrla después. Recuerda que, si has alcanzado muchas otras, eres capaz de todo.

9. Sacrificarse
Paso a paso llegarás a donde quieras. Tal vez tengas que pasar grandes penurias, tal vez tengas que trabajar por bajos sueldos, tal vez te veas obligado a no dormir ciertos días, etc. No obstante, nunca olvides que tu sueño te está esperando y que todos esos sacrificios que hoy haces te recompensarán más tarde. Pero, sobre todas las cosas, intenta tener siempre un sueño que conseguir. fuente: lamenteesmaravillosa