Saltar al contenido

Un sobrino te cambia la vida: No es tu hijo, pero es parte de ti

Cuando tu sobrino nace, algo es seguro: tu relación con tu hermana o hermano se fortalece. Ahora que es responsable de un ser tan especial lo ves con ojos diferentes, lo respetas, lo consideras un ejemplo a seguir. Tu hermano o hermana también ve en ti un apoyo para la crianza de su hijo.

Con tu sobrino el patio de juegos siempre está abierto. Eres el tío o tía con el que siempre puede jugar y mientras tanto tú revives a tu niño interior. Además eres quien le consiente y le compra dulces, así que su relación es por demás divertida.

Tu sobrino de adora

Pero muchas veces cuando tu sobrino o sobrina no hace caso a sus padres, tiene una relación tan estrecha contigo que al escuchar el regaño de tu parte hace caso. Cuando logras lo que ni sus padres pudieron, ese momento de la vida se llama felicidad. ¡Entiendes que tu sobrino te adora!

Cuando tu sobrino o sobrina te llama “tía” o “tío”, esa pequeña vocecita te derrite el corazón. Sientes que eres parte de algo, que estás dentro de su corazón y que formarás parte de su vida para siempre. No es tu hijo, pero sientes que es parte de ti y te llena de orgullo y de amor verlo crecer.

Cuando se trata de tu sobrino, el dinero no te pesa, quieres complacerlo y ayudar a sus padres a que no le falte nada. Seguramente cuando entras a la tienda y vas a la sección de juguetes o golosinas, no puedes evitar pensar en tu sobrino, todo lo que ves te recuerda a él. No importa si fuiste a la tienda por papel higiénico, pasarás mucho tiempo en las secciones que sabes que le encantarían a tu sobrino y pensarás por qué no está allí contigo.

Tu sobrino te hará sentir muy especial toda tu vida. Te enseña a amar incondicionalmente, aun en la distancia. Un día a manera de broma se me ocurrió decirle a mi sobrino: “Estoy triste” y él respondió: “Por qué”, le dije: “Porque siento que nadie me quiere”, a lo que dijo: “Pues ya te puedes sentir mejor porque yo si te quiero mucho”, y me abrazó. Tenía 5 años para aquel entonces.

Nunca te alejes de tu sobrino, pues eres esa amigo, confidente, apoyo y familia que necesitará toda su vida. Él o ella es especial para ti, pero tú también eres de suma importancia en su vida, cada cariño y cada mimo que recibe de tu parte es inolvidable y lo guarda de por vida. Así que luego de leer esto, abraza a tu sobrino si lo tienes cerca o mándale tus cariños si está lejos.

7 formas en que un sobrino te cambia la vida

1. Fortaleció mi relación con mi hermana
Desde que mi sobrino llegó me he acercado mucho más a mi hermana y a mi familia. Mi sobrino sirvió como pegamento para que toda la familia nos veamos más.

2. Despertó a mi niña interior
Mi sobrino ha hecho despertar mi imaginación y creatividad de una forma increíble y me ha enseñado a volver a divertirme y a reír a carcajadas con las cosas simples de la vida.

3. Tengo una nueva obsesión:
La foto de pantalla de mi celular es su carita y literal vuelvo loca a la gente enseñándoles todo el día fotos y videos de mi sobrino. Yo creo que algunos piensan en secreto que el bebé es mío porque estoy tan obsesionada con él.

4. Escuchar cuando me llama tía con su vocecita me derrite el corazón, es suficiente para alegrarme el día si estoy de malas.

5. A pesar de que no es mi hijo, es una parte de mí y de mi vida y me llena de orgullo y de amor verlo crecer.
Ahora cuando salgo de compras tan sólo veo ropita de bebé y ya empiezo a morir por comprarle todo. O si veo cualquier juguete con la cara de Peppa Pig ( mi sobrino AMA Peppa pig) se la compró.

6. La forma como él me ama me hace sentir muy especial.
Ver cómo a mi sobrino se le ilumina la cara cuando me ve llegar, cómo me busca para que lo cargue o cómo me llora cuando me voy, es un SHOT de amor directo al corazón

7. Me enseñó que el amor incondicional SI existe.
El día que lo cargué por primera vez literalmente fue amor a primera vista y supe desde ese día que este niño tendría un lugar en mi corazón para toda la vida. Fuente: naranxadul