Saltar al contenido

Se convirtieron en padres cuatrillizos después de adoptar cuatro niños

Tener hijos es el sueño de muchas parejas. Puede ser un camino muy largo o corto, dependiendo de las circunstancias de cada una. Sin embargo, cuando se tienen problemas para concebir puede llegar a ser desgastante, doloroso y triste. A pesar de ello, esta pareja ha cumplido su sueño y ahora son padres de ¡nueve! hermosos niños.

Esta historia no solo nos habla de perseverancia sino de un amor incondicional, pues Maxine y Jake Young, originarios de Pensilvania, Estados Unidos, tienen ahora una enorme familia llena de amor, pero no todo fue tan sencillo como parece.

 

La paternidad llegó a la vida de esta pareja de forma abrupta. En 2017, los Young recibieron una llamada de emergencia para que se convirtieran en el hogar de acogida de cuatro hermanos: un niño de 4 años, dos niñas de 3 un recién nacido. “Tuvimos que recogerlos en muy pocas horas”, cuenta Maxine al mismo tiempo que recuerda que “no tuvieron nueve meses para prepararse” para ser padres.

A los dos meses de haber aceptado esta enorme responsabilidad, la feliz pareja logró embarazarse de que su primer hijo biológico gracias a un procedimiento de FIV. “Pasamos de 0 a 5 niños en menos de un año”, comentó la madre al mismo tiempo que recordaba que “fue un caos”.

Después de algún tiempo de intentar quedar embarazada, Maxine y su esposo aceptaron el hecho de que muy probablemente su sueño de tener una casa llena de niños y risas no podría ser realidad. A pesar de ello, no se rindieron y continuaron intentándolo hasta que de forma definitiva optaron por la adopción.

Y así fue como en julio de 2017 la pareja adoptó a cuatro hermanos, quienes tenían en ese entonces cuatro y dos años, once meses y una bebé recién nacida, a quienes recibieron con todo el amor que tienen. Pero no fue hasta un año después que el proceso de adopción terminó y pudieron llevarlos al fin a casa.

No se dieron por vencidos

A pesar de que ya tenían a cuatro niños en su hogar, la pareja deseaba poder conocer el proceso de un embarazo y por ello continuaron intentado mediante tratamientos, y aunque ya habían sufrido varios abortos espontáneos, embarazos químicos e inseminación artificial, decidieron que darse por vencidos no era una opción.

Así fue como Henry, su primer hijo biológico llegó a sus vidas en octubre de 2018, poco más de un año después de haber iniciado el proceso de adopción de sus cuatro hermanos. Ahora se sentían completos, eran unos orgullosos padres de cinco niños a quienes sin duda alguna no les faltaría nada y estarían rodeados de amor.

La vida los sorprendió de manera asombrosa

Maxine creía que quedar embarazada de manera na era algo imposible para ella, pues para la concepción de Henry llevaron un largo proceso, que a pesar de que les dio un gran regalo sabían que no podían repetir, pero se llevó una gran sorpresa cuando casi un año después de haber dado a luz supo que se encontraba embarazada de nuevo, pero ahora no era un embarazó común…

La pareja esperaba a cuatro bebés más, lo cual les sorprendió pues no creían que un embarazo múltiple fuera posible para ellos, y fue así como el pasado 31 de julio nacieron a las 32 semanas Silas Ledger, Theo Alexander, Beck Killian y Cecilia Hudson.

Ahora su familia está completa y más feliz que nunca

Después del nacimiento de los pequeños, Jake y Maxine supieron que habían recibido una gran bendición, pues siempre habían deseado una casa llena de risas y niños corriendo por todos lados, además de que lograron no solo tener hijos biológicos, sino dar un hogar a otros pequeños que necesitaban amor.

Fuente: diarios El Comercio y ABC.