Saltar al contenido

Mamá salva la vida de su bebé al donarle parte de su hígado

El amor de una madre todo lo puede, todo lo soporta todo lo logra y todo lo da, siempre con el fin de ver bien a sus pequeños, pues cuando un hijo nace ellas son capaces de dejarse en segundo plano con el único fin de ver a sus hijos felices, sanos y creciendo llenos de amor.

Un instinto maternal se define como un impulso natural, innato e inconsciente que se transmite genéticamente y provoca una respuesta determinada. Como ejemplos nos encontramos el instinto de alimentación que nos lleva, invariablemente a buscar comida y agua cuando sentimos hambre y sed. O, el instinto del paso, por el que un bebé recién nacido colocado en posición vertical y en contacto con el suelo comenzará a mover sus piernas como queriendo caminar.

La familia se enfrentaba a una situación difícil

 

Diana Díaz es una madre de 37 años de edad originaria de Lima, Perú, y madre de una pequeña de apenas 10 meses de edad que desde los 2 meses y medio fue diagnosticada con cirrosis hepática. Para sus padres fue una noticia muy dura, pues la llegada de su bebé les había cambiado la vida y no deseaban que le sucediera algo malo; fue así como los médicos les dieron la opción de realizar un trasplante de hígado.

Fue una superheroína

Diana decidió que además de buscar donadores y ella misma se sometería a las pruebas necesarias para saber si era compatible con su bebé. Afortunadamente el resultado de los exámenes fue favorecedor y tras una larga preparación de ambas fue posible realizar el trasplante.

Su hija tuvo una segunda oportunidad de vivir

Los médicos del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins explicaron a los padres los riesgos que tendría la cirugía, pues debido a la corta edad de la pequeña, el nivel de complejidad de la operación era mayor, además de que el trasplante se realizaría durante una contingencia sanitaria, lo que significaba que los cuidados para su recuperación total debían ser mucho mayores. A pesar de todo, la intervención fue todo un éxito y ahora los tres pueden estar juntos.

 

“Fue una etapa dura, pero hoy mi hija ha tenido una segunda oportunidad de vida, nuestra recuperación se viene desarrollando de forma óptima y esperemos que siga así”. Dijo Diana Díaz a medios locales.

 

Creditos: EsSalud