Saltar al contenido

Cómo hacer jabón líquido quita manchas casero, ¡rinde hasta 16 litros!

Si te preocupan las subidas de los precios de cosas básicas como del jabón para lavar, ¡te tenemos una solución! Te enseñaremos a hacer el limpiador de ropa más efectivo que dejará la ropa más blanca y te ahorrarás unos cuantos pesos.

Cómo hacer un Jabón líquido quita manchas con jabón de barra.

  • 3 barras grandes de jabón (Zote u otro), ralladas o picadas
  • 1 olla grande (5 litros mínimo)
  • 1 litro de vinagre blanco
  • 50 gramos de bicarbonato de sodio
  • 2 1/2 litros de agua (para hervir)
  • Agua, la necesaria

Procedimiento (la mezcla rinde aproximadamente 16 L):

  1. Calienta el agua en una olla.
  2. Agrega el jabón y mueve constantemente a fuego lento (2 horas aproximadamente) hasta derretir el jabón.
  3. Agrega el vinagre y el bicarbonato de sodio; cuida que la espuma generada no se escurra.
  4. Apaga el fuego y deja enfriar por 30 minutos.
  5. Vierte el jabón en botellas de plástico, siempre a 1/3 de su capacidad.
  6. Rebaja con agua: 1 parte de jabón, 2 de agua. (100 ml de jabón x 200 ml de agua).
  7. Deja reposar 12 horas antes de usar.
  8. Si le quieres agregar una esencia, puedes hacerlo, solo cuida que no sea en aceite.

BONUS:

Jabón líquido

El jabón es una sustancia sólida, en polvo o líquida elaborada con la finalidad de limpiar la superficie de algún material sucio, y que se fabrica haciendo cocer hasta fundirse una mezcla de grasas vegetales o animales y ambientes.

El jabón líquido no se inventó hasta el siglo diecinueve; en 1865, William Shepphard patentó una versión líquida de jabón. En 1898, B. J. Johnson desarrolló un jabón derivado de aceites de palma y de oliva; su compañía, la B.J. Johnson Soap Company, introdujo la marca de jabón “Palmolive”. Esta nueva marca de jabón se hizo popular rápidamente, y en tal medida que B.J. Johnson Soap Co. cambió su nombre a Palmolive.1​

La preocupación del humano por la limpieza del cuerpo y de su entorno se conoce desde siempre, es por eso que la manufactura del jabón es una de las síntesis químicas más antiguas. Por ejemplo, las tribus germánicas de la época de César hervían sebo de cabra con potasa (hidróxido de potasio) que obtenían por lixiviación de las cenizas del fuego de leña.

La química moderna ha refinado las materias primas, así como la técnica, pero la fabricación del jabón es básicamente la misma que hace dos mil años: un ácido graso (de origen vegetal o animal) se combina con una solución de agua y un álcali (hidróxido de sodio o potasio) produciendo así jabón y glicerina, ésta reacción se conoce como saponificación. Los jabones blandos se producen con aceite de lino, aceite de semilla de algodón y aceite de pescado, y se saponifican con hidróxido de potasio, éstos son más que todo los jabones líquidos para la higiene (champú, geles, jabón y espuma de afeitar, entre otros.). Estos jabones también pueden traer diferentes aromas.